“Crimen mas dulce”

shutterstock_255105157

Tenía esa fascinación macabra por los crímenes. Los cuándo, cómo, dónde y a quién.
En primer, segundo, y tercer grado. Premeditado, con alevosía, con ensañamiento. Por emoción violenta, en ocasión de robo, o pasional. Los sabía todos y los estudiaba con secreta emoción. ¿Qué llevaba a todos esos locos a cometer ese tipo de actos? ¿Nacían o se volvían así? Eran preguntas sin respuesta PERO me encantaba.

Desde luego que siempre me ocupaba de leer de ese tipo de crímenes, de esos en los que la muerte se confirma clínicamente y con autopsia de por medio, y no de esos en los que se robaban corazones y dejaban muertos en vida, hasta que mi vida misma dio un giro y se lo mostró.

Si en su mente siempre sonaba 9 Crimenes, él llevaba los nueve encima.
La miel de sus ojos, su mirada perversa, su sonrisa, su perfume, la forma de hablar, cómo caminaba, la fascinación por lo perverso, el amor por su hijo, y sí, parecido a ella pero no igual, también estudiaba crímenes. Pero él sí se ocupaba de esos que roban el aliento en un segundo, de esos amores que te llevan a vivir en el cielo y el infierno al mismo tiempo (y si eso no es un crimen debería ser ilegal).

Y logró obsesionarme, casí podría decirse que se había vuelto loca, que su habitación podría haber sido una perfecta escena del crimen después de estar juntos. Pero ella se ocupaba de casos reales, qué sabía de amor y contar lunares como si fueran estrellas, que era lo que la diferenciaba de mi, que sí sabía de esas cosas, y sí que sabía jugar. Porque todo lo que tenía de romántico lo tenia de perversa y mi mente no dejaba de pensar en el gran crimen que estábamos por cometer

Siempre tenía las palabras precisas, la sonrisa intacta, la mirada que le gustaba, todo el conjunto que podía obligarla a hacer cualquier cosa; y yo lo sabía. Aunque al mismo tiempo cualquiera podía sucumbir a sus encantos (y claro que lo hacían) por eso mentir era un arte, y creía que un par de palabras lo solucionaban todo, pero olvidó un (no tan) insignificante detalle, se había metido con alguien mental primero que  emocional, y olvidó que la gente mental piensa demasiado.

Y por supuesto que yo pensaba demasiado; entre su padre celoso, la lectura y las películas, pensaba más como un psicólogo cronológico que como ser humano no sabia diferenciar lo personal y en todos lados estaba presente la psicología. Sabía cuándo alguien le estaba mintiendo y sabía que ella mentía, pero ya era tarde para muchas cosas porque él ya no estaba sólo en su mente sino en su alma. Él asesino y ella loca por morir. Pero así pasa cuando sucede. 

PARA MI SOLO SE CONVIRTIÓ EN UN CRIMEN MAS QUE LO DISFRUTO MIENTRAS DURO
By: Abraham Rocha Rdz

 

Advertisements

ASI DEFINO EL AMOR

a

El amor existe cuando dos personas experimentan una chispa especial, considero varios factores que encienden el fuego que te orillan quedarte sin límites, tu imaginación se eleva más allá de  lo que tus intenciones pudieran disponer.

Es mágico, cuando logras sentirlo, es ese estruendo que ilumina el cielo, por noches, días, meses e inclusive años. Nadie sabe que lo genera en realidad, pues todos lo vivimos de diferente manera, lo que es seguro es que cuando te encuentras en sintonía con aquella persona, todo se puede, todo se logra.

El amor es aquello que en ocasiones no nos deja pensar, lo que nos envuelve en un panorama un tanto irreal; hoy podría juzgar al amor como un castigo, una etapa compleja de trasformar, pues sólo aquellos que cumplieron el reto de lo maravilloso alcanzan a  saborear la dulzura de la realidad.

Es una sensación de dos, no creo que pueda percibirse individualmente acerca de alguien más, me refiero claro en el ámbito meramente romántico, pero… ¿Se puede amar a alguien que no nos corresponde? No lo creo.

A mi particular parecer, el sentimiento explota mediante una mezcla de pensamientos, que por supuesto involucran a alguien en quien se provoca algo similar, no considero sea lógico amar a otro ser que de primera instancia, no comparte esa locura por ti, por el sueño de lo que puede o debe existir.

El amor puro, tiene mutaciones conforme al tiempo, las experiencias lo provocan, pero en ocasiones, lo confundimos gravemente con agradecimiento o ilusión de una realidad alterna, por eso es que nos sentimos heridos al mirar promesas rotas, sueños destazados sin cesar, el amor es alegría y valentía; no se dirige solo, lo llevamos de la mano, por eso cuando una de las dos personas lo suelta, se termina, sale huyendo, nadie lo roba, simplemente muere y lo enterramos nosotros mismos con palabras, acciones, mentiras por eso no revive, sólo termina y ya. El vivir con las cenizas de aquel fulgor, daña tanto pues se convierte en inestabilidad y miedo. Nada de eso puede llevarte a algún buen lugar.

El amor es autoestima, orgullo o simpleza, una respuesta a cualquier duda, definido en tiempo de oro y recuerdos de pequeñas cosas que crean grandes historias. Todos vamos por la vida preguntando como uno podría detectarlo, pero cuando lo encuentras, no hay manera de volver a confundirlo.

Debemos renunciar a los recuerdos que nos asfixian obligándonos a pensar lo peor.

Es tiempo de darte la oportunidad de buscar una nueva aventura, nadie sabe si ésta pueda ser la más especial de todas, pero cuando vives con esa posibilidad, te das la opción a ser feliz.

Elimina todo, quédate sólo con tu esperanza, vuelve al inicio una vez más.

BY: ABRAHAM ROCHA RDZ

Ella es Tanya 

Ella es Tanya, a sus cuarenta años ha vivido la mitad de la vida entre los concursos de belleza, las pasarelas, los trajes de lentejuelas y los trucos para verse guapa. De día tiene un trabajo como cualquier otra persona, burócrata consumada, en las tardes atiende un salón de belleza y en las noches…. bueno, en las noches es ella misma. Son esas horas las que dedica a mirarse en el espejo y hallarse. Se pinta el pelo de rubio, se acicala las uñas, se pone las cremas para ocultar el desgaste de tantas noches en vela, se cambia sus aretes por algunos más o menos brillantes. Vive con su madre, sé que la procura como pocos hacen con las propias. Le celebra su santo y los devotos también. La lleva a la iglesia los fines de semana y a la consulta regularmente. Cuando platico con ella las risas son desbordantes, tiene una lengua afilada y no deja nada a la imaginación, ni a nadie.

Hace poco la acompañé a comprarse una bolsa, me preguntó con cierto halo de ingenuidad si acaso la bolsa no era muy obvia, pero ella es obvia en todo su ser, desde cualquier satélite que apunta a la tierra se le vería lo singular, lo único, lo diferente. Tanya es menuda, chaparrita, nariz aguileña y ojos verdes, es un torbellino por donde quiera que pasa, me consta que las miradas la persiguen cuando vamos por la calle, he sido partícipe de risas incrédulas, de verla con admiración o desprecio, sí, Tanya es muy propia, aparenta no darle importancia a las opiniones de los demás, segura y confiada, pero sólo ella sabe cuando llega la noche y se mira al espejo lo que ha tenido que padecer cada vez que le piden su IFE y aparece el nombre de Juan.

tolerancia4

Vivimos en una sociedad costumbrista influenciada por la religión y la moralidad. Debe ser duro para ella ser auténtica, a mí no me cabe duda alguna que es “ELLA“, jamás ha sido “ÉL”. No polemizaré sobre si es una “condición” adquirida, si es heredada, si es de personalidad, no lo sé, no he estudiado el tema. Apelo al sentido común, al hecho de que estamos hablando de seres humanos, al hecho de respetar, más allá de las creencias, la individualidad, preferencia y orientación sexual.

tolerancia0

Hablo por la experiencia adquirida al conocer personas homosexuales, amigos y familia a los que amo con profunda devoción, y por qué habría de ser diferente si insisto, hablamos de  PERSONAS. Y sí, yo estoy a favor del amor, de la tolerancia, del respeto, de la solidaridad y apelo como siempre al sentido humano que nos debe caracterizar por encima de normas, preceptos y conceptos adquiridos.

¿Con qué facilidad vamos juzgando por la vida, quién nos otorgó el derecho de hacerlo? ¿En qué momento nos olvidamos de que hablamos de personas? ¿Por qué no amarnos en la diferencia? Ya sé que el mundo necesita de “etiquetas” como cuestión de organización; pero al ponerlas  nos convertimos en seres que apuntamos con el dedo a otras.

“Cuando conozco a alguien no me importa si es blanco, negro, judío o musulmán. Me basta con saber que es un ser humano.” -Walt Whitman

By: Abraham Rocha Rdz 

HISTORIA FICTICIA 

vendedora de caricias …

wp-1477714956153.jpg

Desde tiempos antiguos se ha escuchado hablar de geishas y prostitutas, así como también se les ha criticado desde siempre por ser pecadoras, hijas de Satanás y de más cosas; pero nunca se han puesto a pensar cuáles son los motivos por los cuales han tenido que vender sus cuerpos. Bueno, esta es mi historia y de cómo fue que terminé siendo prostituta.

Mi nombre artístico es PAMELA y empecé como sexo-servidora a los 19 años. Los motivos por los cuales empecé en este medio fue cuando la economía de mi familia empezó a deteriorarse, pero la circunstancia más grande fue cuando mi pequeño empezó a enfermar, hasta llegar el punto que le dio neumonía, así que tuve que llevarlo al hospital y ahí mismo lo internaron, pero desafortunadamente no tenía dinero para pagar, así que acudí con una amiga, ella me prestó dinero y enseguida fui al hospital; cuando llegué me dijeron que no era suficiente, que mi pequeño Mateo estaba cada vez más débil y que lo mejor era que me lo llevara a mi casa para que ahí muriera.

Y fue así como me vi en la necesidad de tener que aceptar aquella propuesta, que por mucho tiempo Karina me había propuesto acerca de convertirme en una vendedora de caricias. Esa misma tarde Karina me llevó con Orlando, el hombre que me daría protección y el mismo para el que empezaría a trabajar desde entonces para empezar a llevar una doble vida.

Mi primera cita fue con un hombre aproximadamente 45 de edad, esa noche me sentí la mujer más sucia del mundo, me bañe una y otra vez, pero enseguida intente ver el lado bueno del porqué hice lo que hice y ese único motivo fue por mi bebé, nada más por él; así que busqué fuerza de donde fuese que la tuviera para continuar en este nuevo mundo. Sí, mi bebé se recuperó, pero ahora lo único que quedaban eran deudas, así que habría que pagar aproximadamente 50,000 mil pesos en tres meses, no me quedo de otra que seguir trabajando para Orlando.

Y es que entre más me quería zafar de ese trabajo, más me veía envuelta y sin darme cuenta, ya había pasado casi un año, corriendo riesgos en este empleo, pero ¿qué podía hacer si la crisis cada día empeoraba y era cada vez más difícil encontrar un buen empleo? Así que debía continuar como prostituta.

bkqp2dpafpi

En una ocasión mientras atendía a un cliente, éste me empezó a golpear sin razón alguna, pero afortunadamente uno de los protectores que me había asignado Orlando, se dio cuenta y fue así como me salvó, pero infortunadamente muchas veces no es así con otras mujeres.

Sin embargo, esta pequeña historia no es nada a comparación de las miles y miles de mujeres, que como yo, tuvieron que convertirse en vendedoras de caricias. Créeme mi amigo, que nunca se gana más de lo que se pierde, porque en un trabajo como este, los riesgos que se corren son innumerables, además la doble vida que uno lleva es demasiado dolorosa, ya que debes fingir placer al estar con alguien a quien no conoces y quizás no volverás a ver nunca más.

Mi nombre real es Diana y hoy en día ya no empleo como sexo-servidora, sin embargo, esta historia siempre estará conmigo y puedo decir orgullosa que lo hice para salvar a mi hijo; no como muchos creen que lo hacemos por dinero fácil. Así que nunca critiques el porqué una mujer se convierte en vendedora de caricias.

 

Sexo en la reconciliación…

Sabes por que adoras el sexo en la reconciliación?
Generalmente, ocurre en los momentos posteriores a discusiones o peleas, y al parecer, el sexo tendría el poder de arreglar esas diferencias.
Pero, ¿que será lo que hace tan apasionadas las relaciones sexuales después de los conflictos? La dinámica sexo-discusión o discusión-sexo puede explicarse a través del aumento del deseo sexual en relación a una sensación de amenaza.
Es decir, cuando peleamos con nuestras parejas, las emociones se incrementan y son mucho más intensas. Así como puede haber ira y rabia, la sensación de amenaza de perder a la persona que se ama también se hace más potente.
Como se detalla en un artículo publicado en Psychology Today, las investigaciones sobre este tema han comprobado que esa sensación de amenaza que se genera en las discusiones de pareja tiene directa relación con el sistema de fijación, una reacción biológica que se activa cuando sentimos que una relación importante, romántica o no, está en peligro.
En el caso de las relaciones románticas en específico, este sistema puede trabajar en conjunto con el que regula el deseo sexual, y eso ayuda a explicar, en parte, porqué las personas sienten ganas de tener sexo luego de haber discutido.
Al tener sexo, esa sensación de amenaza se reduce y las personas se sienten más unidas a sus parejas, y es por esto que el sexo puede “arreglar” las malas sensaciones que quedan luego de una fuerte discusión.
Claramente, este tipo de reacciones no son iguales en todas las personas. La forma de ser influye mucho en este sentido; hay personas que no se sienten amenazadas en las discusiones, y por ende, no sentirán ganas de estar más cerca de sus parejas o de tener sexo luego de discutir.
Puede suceder también, que para muchas personas, las discusiones sean el factor que disminuye su deseo sexual, y no tendrán ganas de tener relaciones hasta que los problemas estén resueltos.
By: Abraham Rocha Rdz

“NO SON HERIDAS… SON CICATRICES DE GUERRA”

tumblr_luknh88ilf1r4sxajo1_500_large

¿Cómo llegué a ser quien soy?; la pregunta más recurrente en mi cabeza últimamente…

Vienen a mi mente recuerdos de muchas etapas diferentes de mi vida; vagos recuerdos de la niñez, algunos fragmentos de adolescencia, recuerdos lúcidos de mis primeros años de juventud. Recuerdos de situaciones que en su momento me destrozaron el alma, el cuerpo y el corazón en pedazos, años de lamentaciones y de auto compasión por haberme equivocado: por haber confiado mi amistad a las personas incorrectas, por haber decidido tarde que era lo que quería hacer de mi futuro, por no haber tomado la opción correcta, por dejar que otros decidieran por mí, por dejar que me influenciaran con comentarios y críticas; por entregarle mi corazón a la persona incorrecta, por no haber intentado eso que tanto quería hacer por miedo a fallar. Y me sentí tan mal al pensar en todas esas ocasiones en las que perdí mi espíritu y mi felicidad.

Recorrer el camino de la vida hasta el punto en el que me encuentro ahora fue tan complicado… Siempre me aconsejaban no hacer eso por que no era correcto mas sin embargo no hacia caso; no nací con un manual bajo el brazo al cual recurrir si me encuentro rodeado de problemas; pero si orientadores que me decían las cosas valiendome madres todo (madre & hermano)  y los libros de auto-ayuda nunca representarán una ayuda tangible y práctica.

Aún recuerdo el momento preciso en el que el hombre que consideraba en el pasado un ejemplo me subestimo y me dijo que  no llegaría lejos, me atacó abalanzándose sobre mi corazón, apuñalándolo en diversas ocasiones sin yo estar consciente y aun así seguía defendiéndolo; seguramente intentando mitigar el dolor que vendría después, no recordó que las heridas, además de doler también sangran por dentro; sintiendo como en cada gota de sangre derramada, brotaba mi alma desde lo mas profundo por aquella incisión que me hacia.

Hoy puedo recorrer con los dedos, los restos de lo que un día fue esa herida fresca sobre mi pecho y que se dibujan ahí, acompañados de un par de cicatrices aun más viejas, también provocadas por personas a las que le mostré sin reservas mi lado más vulnerable.

Y el recuento de los daños no se limita únicamente a mi pecho; existen esas pequeñas cortadas en mis piernas, una por cada una de los pasos que di en falso, empujada por deseos ajenos a los míos. Rasguños en los brazos, restos de conflictos con personas que no supieron ser amigos reales… Huellas de auto laceración en mis delgadas muñecas, debidas a todos esos episodios en los que no me quise como persona, episodios en los que odie tanto mi cuerpo, mi cabello o mi personalidad tan diferente a la de los demás…

Sin embargo, hoy sé que las cicatrices que tengo en el cuerpo no son algo de lo que deba avergonzarme, al contrario; son mis amadas crónicas de batalla; cada una de ellas relata un fragmento de las anécdotas que hoy conforman mi breve PASIONARIO  en la tierra; y si mi piel hablara… Contaría a gritos cada una de mis grandes hazañas; porque entendí que, para estar en la cima; primero hay que saber como es que se siente estar en el fondo; a qué huele y qué gusto tiene  la derrota y el dolor NO me considero estar en la cima mas sin embargo ya no me siento un CERO a la izquierda.

Solamente de esa manera hoy pude darle un sentido a todo el sufrimiento que me provocaron y que me provoqué cuando me hirieron de diferentes formas, porque hoy me ha llegado el momento maravilloso en el que como ser humano, encontré el propósito por el cual vine al mundo y entonces descubro que ya no quiero seguir conviviendo con lo mismo que vengo soportando desde hace meses, o tal vez años, eso que me seguia causando heridas en la piel.

Vivir la vida a un ritmo desenfrenado, no era la forma correcta de tener las emociones a flor de piel todo el tiempo y la adrenalina de hacer lo prohibido, tampoco  es el combustible que te permite vivir todo lo que aparece en el camino intensamente, tampoco vivir en fiestas, emborrachándose, o siendo la sombra de otros.

Aprendí por mi propia cuenta de lo peor para de ahora en adelante, buscar lo mejor; dejar de perder el tiempo, que jamás regresa en puro ensayo y error. Dejé de ser antagonista, para convertirme en mi propio protagonista; basta de miedos, basta de vergüenzas, es hora de decidir por mí, de amar por mí, de vivir por mí; sin esperar a que llegue alguien y me recoja de la soledad y de la miseria. ¿Por qué buscar quien cure mis heridas si éstas ya han cicatrizado por sí solas? 

Es hora de abrazar mi pasado, hacerlo parte de mí, para continuar caminando, no sin cometer errores, pero sí aprendiendo de ellos. Mis cicatrices no son un defecto provocado, sino un recordatorio de que no importa cuán difícil sea una batalla; siempre lograré salir adelante con la recompensa mas grande:

Una enseñanza al hombro.

 

BY: ABRAHAM ROCHA RDZ