Lo que nunca te dire…

14492614_615359998646286_174173166845221759_n

Recuerdo mis días antes de ti, no eran los mejores, ni los peores, pero después de que te conocí todo fue diferente. Me empezaste gustando y poco a poco me empecé a enamorar de ti, era algo diferente, algo nuevo dentro de mí surgió; vaya que sí, me transformaste como no tienes idea, un lado cursi en mí surgió; me encantaba verte, hablarte, estar contigo, soñarte, decirte que te quería y después que te amaba.

Por ti me desvivía, eras mi musa, la dueña de mis versos, de mis escritos y de mis anhelos, en pocas y muchas palabras eras mi inspiración, pero no sé lo qué pasó, todavía me lo pregunto. Un día te fuiste y me deseaste mi felicidad. Yo lo único que hice después de varios intentos fallidos fue tratar de nuevo un nosotros, de recuperarte, no se pudo y hasta el momento me engaño al decirte que fueras feliz, que otro te diera la felicidad, que tal vez yo no podía darte o que ya no tenías conmigo; pero es mentira, yo quería ser esa persona con la que estuvieras y la que te diera el motivo de ser feliz, sin embargo, sería egoísta de mi parte tratar de volver contigo, cuando ahora te veo feliz con tu vida y con alguien nuevo a tu lado.

Cuando digo que ya te superé, en realidad quiero decir: “Ella todavía me hace amarla, todavía ruego por que regrese y podamos estar juntos”. A veces sueño en lo que teníamos y lo que pudimos haber tenido, sigo pensando en ella, la sigo echando de menos, sigo sufriendo, sigo queriéndola y sigo amándola con todo lo que tengo. Cuando alguien me dice que ella no me merece, yo respondo que ella sí me merece y a veces pienso que en realidad yo no la merecía y que por eso nos separamos, aunque sé que no es verdad. Aún siento celos del hombre del que está con ella y aún deseo ser yo el que esté en su lugar. Aún tengo su numero en mi celular y guardo todos los mensajes que me enviaba. Aún tengo su foto y, definitivamente no logro superarla.

Esto me sigue siendo difícil, te llevaste una gran parte de mí, de mis sentimientos, de lo que me convertiste, la inspiración se fue ese día en el que sabía que ya no ibas a regresar. Sigues siendo muy importante para mí, pero me sigues doliendo, eres una herida que no puedo sanar, que si así fueran pasando los años estaría pendiente de ti y lo volvería a intentar, aunque llegara una nueva persona que me oprimiera el botón de que me hiciera volver a creer en el amor, que se convirtiera en mi inspiración, sabré que tú fuiste la primera y te agradezco esto en que me llegaste a convertir.

Hoy te extrañé, me hiciste falta. No quiero decírtelo, pero aquí te lo escribo por si el destino quiere que lo leas.


By: Abraham rocha rdz

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s