Pequeños detalles que matan

wp-1477667797131.jpg

Muchos hablan de los grandes golpes de la vida que te cambian por completo la perspectiva y de los cuales nada puede volver a seguir igual, los conozco, los he vivido en carne propia y hablarlo de nuevo sería redundante.

Pero nadie habla de esos pequeños cortes ligeros, de esas cicatrices casi invisibles dentro de uno que pasamos por alto pues no las creemos importantes, pero que cuando se juntan, han destruido más que cualquier enfermedad, accidente o desastre.

Cuando hemos sido rechazados, cuando hemos esperado tanto por un abrazo que no se nos concede y sin explicaciones se convierte en un apretón de manos, de las otras tantas veces que minimizan nuestras buenas intenciones y bueno ¡carajo! No digo que nos avienten flores, pero un gracias por el detalle sería perfecto. Aunque no nos guste, una persona está intentado decir ‘te extrañé’ ‘mira, sé que esto te hará feliz’ y qué decir de esos besos que soñamos, que anhelamos correr a esos labios y cuando después del tiempo, la distancia, el trabajo y el cansancio… al estar cerca de ellos resulta que no te añoraban tanto y terminan en tu mejilla.

Cuando hemos sido menospreciados por nuestros gustos, por nuestra ropa; y no me refiero a hacer el acto de cenicienta donde le arrancan la ropa por llevar un vestido viejo, sino esos “moditos” que tenemos de decir: esa blusa te quedó chiquita (estás gorda), esa playera no te queda, ¿estás enferma? ¡ah no! es que no traes maquillaje… en fin, esa tendencia excesiva de criticar hasta el mínimo detalle de los demás como si esto fuera un tema que trajera consigo la paz mundial.

Cuando intentas ayudar y te dicen es que tú no sabes, es que tú no entiendes y rompen tu esperanza de ser útil, y sí, quizás no sepamos, quizás seamos un poco torpes pero podemos aprender si tan sólo dejaran de hacernos sentir que sólo somos una compañía.

Si las personas pudieran ver el corazón de los demás, lo tratarían con mayor gentileza tendrían la amabilidad de dejar de criticarlos, rechazarlos o minimizarlos. Cada cabeza es un mundo y por lo tanto hay guerra e ironía en ella, pero también hay belleza, valores y esperanza. No le quitemos a los demás su énfasis en ser cariñosos aunque no lo seamos, dejemos de ser máquinas, dejemos de pensar que dirían los demás porque exactamente nosotros somos los demás, esos que hablan de cualquiera que juzgan y critican por su color de piel, sus gustos, su orientación, sus carreras, su música etc.

Que paren estos pequeños pero letales rasguños a los corazones de los demás, dejemos que nos amen aunque no sean perfectos, aunque sean un poco torpes, aunque no quepan en sus moldes. Si saben lo difícil que es encontrar un corazón noble y dispuesto…

¿cuál es el afán de lastimar a los que aún se atreven a amar?

 BY: ABRAHAM ROCHA RDZ
Advertisements

“Una historia de amor” 

Espero que encuentres un amor bonito, uno que te vuelva loco, que con una mirada te ponga nervioso. Un de esos amores que te hacen suspirar, que con una caricia te ponen a temblar. Un amor que ni al cerrar los ojos lo puedas dejar de pensar, de esos que te hacen estallar de felicidad. Espero que encuentres un amor bonito, que la cuides, que la tomes de la mano al pasear, que la abraces tan fuerte que no la quieres soltar, que la beses hasta que se quede sin aliento, que sus labios te sepan a gloria, que te pierdes todas las noches  en su cuerpo y ahí encuentras tu lugar, que le cuentes cada uno de sus lunares, que la acaricies tiernamente, que la beses en la frente, que disfrutes verte reflejado en su mirada, que el tiempo juntos se les pasa de volada.

Espero que cuando lo encuentres ya no sientas frío, que ella te de abrigo, que te toque hasta el alma, que te cubra en todo tu esplendor, que te haga ser mejor… De todo corazón, espero que lo encuentres, que seas muy feliz y que lo aproveches.

Y más que nada, espero que no te lamentes de haber perdido un amor que te pude haber dado yo… Siempre estaré a tu lado te quiero 

El arte del placer 

Una queja frecuente por parte de muchas mujeres es que los hombres sienten menos deseo de mantener caricias, o no dedican tiempo suficiente a dichas caricias, especialmente en zonas del cuerpo no genitales. Los hombres, en cambio, se quejan con frecuencia de que su parejasiente menos deseo que ellos ante las relaciones de coito. Estas diferencias se ponen de manifiesto también en la mayoría de estudios sobre sexualidad masculina y femenina, y es que en general, existen diferencias entre la erótica de mujeres y de hombres…

Con frecuencia se observa que el erotismo femenino se encuentra más repartido por todo el cuerpo, por toda la superficie de la piel. Además, las mujeres (en general) tienen menos erotizados los genitales que los hombres, algunas mujeres incluso, no los han erotizado en absoluto, no han aprendido a estimularlos, a masturbarse, ni tampoco a tener orgasmos.

Por otro lado, las mujeres que sí han aprendido a erotizar los genitales, suelen disfrutar más con caricias en los genitales (con la mano, boca, etc.) que con el coito, debido a la posición del clítoris.

En cuanto a los hombres, el erotismo masculino tiende a concentrarse con más frecuencia en los genitales. A veces, el hombre no ha erotizado el conjunto de la piel, sino que ha erotizado principalmente la zona genital, y no concibe un encuentro erótico si no está presente de algún modo la estimulación de dicha zona genital (y especialmente, el coito).

Un aspecto que influye en estas diferencias es la educación diferencial que se proporciona a mujeres y hombres. A las niñas no se les enseña, precisamente, a conocer y amar sus genitales, y a los niños, con frecuencia, se les acaricia menos y no se les enseña a valorar el contacto físico (besos, abrazos…) en la misma medida que a las niñas.

Por supuesto, hay que recordar también que estamos hablando en general, hay hombres particulares con el erotismo muy repartido por el cuerpo y mujeres particulares con los genitales muy erotizados.

 ¿Qué suelen desear las mujeres (en general)?
Es frecuente encontrar que las mujeres heterosexuales se quejan de que si su pareja (hombre) las acaricia, es porque desea una relación coital (o, como mínimo, genital), y el uso de la caricia es un instrumento para “poner a tono” a la pareja. Muchas mujeres afirman que desearían intercambiar más caricias con su pareja, sin que esto necesariamente, tuviera que acabar en un encuentro genital o coital (a veces sí, a veces no, pero no necesariamente siempre).

En ocasiones, también se menciona por parte de muchas mujeres que las caricias utilizadas por sus parejas son demasiado “directas”, concentrándose principalmente en zonas tales como senos, genitales, nalgas, etc., descuidando otras zonas que para la mujer, sin embargo, resultan muy placenteras.

Y cuando la mujer ha aprendido a erotizar sus propios genitales, usualmente afirma disfrutar más con caricias en los genitales (con la mano, con la boca, frotando sus genitales con el cuerpo de la pareja) que con la penetración.

¿Qué suelen desear los hombres (en general)?
El hombre, en cambio, ha sido educado para concentrar su erotismo en sus genitales y en los genitales de la propia pareja, con lo cual con frecuencia no ha aprendido a erotizar el resto de su cuerpo, y percibe las caricias en zonas no genitales como muestras de afecto o cariño, más que como contactos eróticos.Por ello, en las relaciones eróticas gusta en menor medida las caricias con su pareja, o bien las usa como “preliminares” (en general, no olvidemos que todos los hombres no son iguales y no todos tienen los mismos gustos).

Además, si hay contacto genital, el varón suele preferir el coito, que es adecuado para su propio orgasmo pero en la mayoría de las ocasiones no para el orgasmo femenino (para el orgasmo femenino serían más adecuadas las caricias cerca del clítoris con las manos, boca, etc.). Obviamente, como consecuencia de esto, la mujer tarda más en excitarse, o incluso en muchos casos no se excita o no disfruta.

Pero los hombres también se encuentran con una dificultad añadida: por el rol pasivo que en muchos casos asume la mujer, tampoco le comunica a él sus preferencias eróticas, o si lo hace no suele insistir sobre éste punto (pensando que lo que él hace será “lo normal”).

Crear puntos de encuentro
A muchas parejas les beneficiaría aprender a disfrutar de las caricias por sí mismas, sin usar siempre la caricia como un camino hacia el coito o hacia el encuentro genital.

A las mujeres en general les beneficiaría aprender a conocer y amar los propios genitales, como una parte más del cuerpo que también es hermosa, y que puede producir sensaciones agradables. En este sentido, la mujer podría aprender del varón, que suele conocer y tener muy erotizados los genitales.

También a la mujer en general le vendría bien desprenderse un poco del rol pasivo que tradicionalmente se le ha asignado, y aprender a tener orgasmos por sí misma (en la masturbación, por ejemplo), para después poder compartir este conocimiento con su pareja (o para disfrutar a solas).

A los hombres en general les beneficiaría aprender a disfrutar de caricias en zonas no genitales. En este caso sería el varón el que podría aprender de la mujer a disfrutar de la erótica de todo el cuerpo (no sólo la genital), con lo cual tendría más posibilidades para el placer.

También se beneficiaría el varón de un rol más pasivo en la relación, que le libraría de la carga de “ser siempre el experto o el director de los encuentros”. Y por supuesto, ambos se beneficiarían de aprender a pedir, de comunicar los propios gustos, y escuchar y atender (en la medida de lo posible) los de la otra parte.

Todo el cuerpo tiene sensibilidad, toda la piel puede producir sensaciones agradables…

By: Abraham rocha RdZ 

no quiero un amor perfecto… Quiero un amor real

Comienza un nuevo día, aún no he dejado de pensar, en realidad jamás dejo de pensar en ello; en cada momento que tengo libre entra en mi mente , sin ningún permiso, sin motivo alguno, me agrada saber que estas ahí. La pregunta sería: ¿A ti te agrada?, no puedo saberlo y tal vez jamás tenga una certeza absoluta.

No imaginas las noches de desvelo que tengo por tu causa,imaginando tantas cosas entre nosotros dos, en lo que pueda ser de nuestra vida juntos o separados, no lo sé; existen ocasiones en las que anhelo estar contigo siempre y otras tantas en las cuales no quiero ilusionarme demasiado. Te quiero en mi vida, pero no sé por cuánto tiempo; soy diferente, no quiero un amor por siempre, sólo necesito uno honesto y sincero.

Uno que sea invencible y no me refiero a perfecto, porque sé que no los hay así, me refiero a que pueda ser capaz de resolver obstáculos, alguien que quiera entrar en la batalla conmigo aun sabiendo que amos saldremos heridos, sabiendo y sintiendo que cada herida valió la pena, que lo valió todo, ya que gracias a eso estamos juntos ahora.

Quiero a alguien audaz, con fuerza, no física, sino espiritual, de esas que ya pocas quedan; un alma vieja, alguien que sea completamente valiente, atrevido, que no tenga miedos y si los tiene, que quiera compartirlos conmigo, así la carga será menos. No necesito que piense en mí todo el tiempo, sólo quiero que cuando estemos juntos sienta una completa satisfacción y que sea un buen tiempo dedicado, no de esos de ahora que las charlas por celular son más importantes, que con la persona que están en ese momento.

tumblr_mgwq1aM4uS1qchcmuo1_500_large

Alguien que realmente esté interesado en una relación, no que sólo esté por estar, ni porque se sienta solo, sino al contrario, que sea porque es más que feliz en su soledad, pero existe tanta felicidad que quiere compartirla con alguien más. Que tenga ganas de cultivar una flor y que su objetivo sea tener un jardín, que no crea ni piense que la flor crecerá sola, sólo porque al comienzo la regó día a día y cuidaba de ella; que cuando su jardín crezca corte las rosas sin miedo a espinarse, porque sabrá que hay alguien para curar esa pequeña herida. ¿Es tan difícil lo que quiero en mi vida?

By. Abraham.Rocha.Rdz

HAY QUE COMPLACER A LA MUJER

14317402_607209156128037_6825084840418118461_n

La mezcla de sentimientos, concentracion & espontaneidad del erotismo las convierte en una de las sensaciones mas poderosas de la vida en las que se revelan regiones inesperadas del ser 💜

Aportando el autoconocimiento & autoestima de tu pareja existe una estabilidad “demoniaca” en las relaciones sexuales que debemos aceptar, sentir, procurar y complacer a tu pareja…

Diseñarla desde nuestros sueños y hacerla posible entre tu pareja y tu 🙈

“Tengo ganas de ti, de tu mirada tierna, de niña encaprichada, de tus suspiros sin razón ni explicación, de tu silencio abrumador, de tus caricias llenas de pasión, tengo ganas de ti, de tus historias sin razón de ser, de tus sueños fuera de entender, de tus malos chistes sin comprender, de tus carcajadas y ataques de felicidad por el atardecer, tengo ganas de ti, de tus besos en mis ojos y de tus mordidas en mi cuello, de tu roce de mujer al anochecer, de tu necesidad de mí, tengo ganas de ti, de tu dulzura al soñar pensando en nuestro amor, de tus peleas de almohada en la cama, de tus expresiones de te necesito abrázame, de tu no me dejes que me muero sin ti, tengo ganas de ti, de tu olor a rosas combinado con aroma de mujer, de tus miradas insinuantes en la habitación, tengo ganas de ti, de los desayunos matutinos con abrazos y café, de la lectura compartida de sueños y poemas del ayer, tengo ganas de ti, y espero Tú tengas ganas de Mí, porque no sé cómo fingir, no se me da lo de estar lejos de ti, y quizás por eso tengo ganas de Ti.”

Se hacen los más hombres pero no pueden complacer a una mujer. Se auto complacen y olvidan de llevar la mujer a un climax. No es el tamaño, no es el grosor y no es el tiempo que dure. Es la pasión con la que se hacen las cosas, como se toca, se besa, acaricia y demás Pero no, usted quiere bajar el panty, entrar lo suyo, menear unos segundos y ya. Y luego se sienten tan “hombres” que preguntan “¿Te gusta mi amor?”. Por favor no se haga el más hombre y no despierte la pasión en una mujer que luego no podrá complacer.

No pretendas que tu pareja simplemente quiera hacer el amor (aunque a las mujeres al igual que a los hombres les encanta ). Tienes que hacer que lo desee, susurra en su oído lo que quieres hacerle, acariciala y provócala con gestos atrevidos y al momento de la intimidad, ocúpate de su placer y ella lo hará del tuyo…

By: Abraham Rocha Rdz

 

“Amando Demonios”

6af7237fddaf01d206997375ffe56f05

Cuando leí la frase de Nietzsche sobre tener cuidado cuando expulsamos nuestros demonios, porque podemos desechar lo mejor de nosotros, me puse a pensar si en verdad teníamos demonios dentro.

Me cuestioné incontable número de veces sobre si esos demonios son permanentes, si esos demonios se pueden destruir, si evolucionan, si se crean, si aumentan con el paso de los días; incluso pase mucho tiempo queriendo desaparecerlos, luchando por evitarlos, por destruirlos, enfoqué mis esfuerzos en culparos, despreciarlos hasta el punto de odiarlos; hasta que llegó el momento en que me dí cuenta que esos demonios son parte de la escencia, de mí escencia y que no soy  el unico que los tiene, sino que todos tenemos demonios con los que lidiar y batallar día con día.

Una vez que acepté mis demonios surgieron miles de cuestionamientos sobre si esa sería o es la razón por la que es tan complicado encontrar o llamar a alguien el amor de mi vida, si tener demonios es la razón por la que yo consideraba amor  de mi vida, se alejó… pasé mucho tiempo culpando a mis demonios por su ausencia, hasta que llegó el momento en que saqué la conclusión de que el amor simplemente se trata de encontrar a alguien que entienda, comparta y coincida con nuestros demonios.

Compartir demonios, encontrar a alguien que tenga demonios que se entiendan con los nuestros, que se complementen… que en vez de quererlos eliminar y cambiarlos los acepten y los quieran. Que tenga demonios tan encantadores que te enamores perdidamente de ellos, que sin ellos sientas que no es la misma persona y viceversa, que no quiera expulsar tus demonios, que no los critique, ni los culpe, sino que los haga sentir aceptados e incluso queridos… que acaricie nuestros demonios cada mañana, que los bese cada noche, que recuerde que por que ellos existen, es que esa persona te ama.

Los demonios lejos de ser obstáculo son inspiración, más que ser destructivos pueden ser constructivos, más que ser rechazados deberían de ser aceptados. Nuestros demonios más que ser odiados tienen que ser amados… por nosotros, por otras personas, por quien queremos. Al final del día de eso se trata el amor, de compartir demonios, de aceptar demonios, simplemente de amar demonios.

BY: ABRAHAM ROCHA RDZ

NO QUIERO DISFRAZARME, NI MENTIRME MÁS

dsc_0021

Nos enseñan de pequeños a ser lo que otros quieren que seamos, a gustarle a la gente, a disfrazarnos y mentirnos para encajar; después de analizarlo, ya no lo quiero hacer más, porque prefiero ser auténtico y dejar mi imagen en manos del qué dirán sería una mala copia de mi mismo.

Pues cada vez que alguien me preguntaba algo o hacia algún comentario sobre mí, sentía automáticamente las ganas de defenderme… ¿Defenderme de qué?… Pues no lo entendí, hasta ahora… No me defendía de los demás, me defendía de mí, por el miedo de que mi verdadero yo saliera a la luz, y ya nadie quisiera estar conmigo, ya sé… Suena un poco infantil, pero es lo que sentía, miedo a no encajar, porque a veces preferimos seguir el mismo camino de todos  y cerrar los ojos…

En fin… Me relajé y recordé lo feliz que podemos ser sólo con aceptarnos, esto lo sabemos cuando somos niños, pero durante el camino lo olvidamos; en el colegio, o en la adolescencia por las chicas, para conseguir un trabajo, etc… Cada vez que omitimos algo de nosotros, estamos desapareciendo, dejamos de ser, de existir, y eso está lejos de ser bueno, pues ya no somos niños, ni estamos en el colegio.

Estamos en plena redacción de la historia de nuestras vidas, el chico que no quiso estar contigo o la chica , o la amiga que dejó de serlo, y todas las personas que ya no están, también son libres de hacerlo, es hora de parar a nuestro ego y decirle que eres lo suficiente para cualquier persona y el que no lo vea así puede retirarse. La única forma de brillar es cuando eres tú, sólo así podrás escuchar tu voz interior, saber lo que quieres, ser asertivo  y escoger el mejor camino para poder pulirte como el diamante que eres.

by: Abraham Rocha Rdz